Opinión / 10/10/2017

El trabajo decente, el antídoto para con la precariedad laboral

Publicado por: Dessirée Garcia

El Día Mundial por el Trabajo Decente es un momento oportuno para reflexionar sobre un mercado de trabajo cambiante que se ve inevitablemente afectado por la ruptura del estado de bienestar. El concepto de trabajo decente evoluciona en un momento donde los puestos de trabajo, sus condiciones y las desigualdades se encuentran más polarizadas que nunca, y precisamente por eso es necesario analizar los motivos.

Curs-de-cuina-de-Càritas

Es cierto que la situación económica ha mejorado. El mercado de trabajo se mueve y está creando empleo, pero seguimos arrastrando déficits no resueltos que han aumentado en los últimos años, como lo son la temporalidad, la parcialidad, la economía sumergida y el estancamiento de los salarios que afectan, en buena parte, a los más vulnerables. Estos factores provocan que haya personas con una remuneración insuficiente para llevar una vida digna y condiciones laborales que dificultan la consecución de un proyecto vital a largo plazo. La falta de perspectivas y un entorno laboral que atenta, en muchos casos, contra la salud e integridad del trabajador son la cara visible de una economía al servicio del capital donde la persona es un simple instrumento que, en muchos casos, sirve y es utilizada en función de los intereses que marca el mercado.

Por eso hay que seguir insistiendo en poner a la persona en el centro de las políticas laborales, incluso a riesgo de seguir desgastando el concepto y que acabe siendo una expresión vacía de contenido. Es éste, y no otro, el reto gubernamental y empresarial principal para tener un mercado laboral más humano, sostenible, responsable socialmente al tiempo productivo. Siendo muchos los retos pendientes, hay que destacar algunos de ellos por urgentes y necesarios:

En primer lugar hay que acompañar a las personas que no cuentan con un trabajo decente, y que desgraciadamente esto les provoca inestabilidad, sufrimiento y falta de horizontes vitales. Para resolver estas cuestiones hay una mejora de las coberturas sociales y las políticas pasivas de empleo. La vida de las personas está llena de momentos inesperados que dificultan un desarrollo normal de su actividad laboral y teniendo en cuenta que a las personas les suceden cosas, hay que administraciones y empresas contemplen estas situaciones como ordinarias y no como extraordinarias, disponiendo de los mecanismos oportunos para resolverlas.

En segundo lugar, es necesario que las políticas vayan acompañadas de salarios e ingresos dignos y suficientes. Los que trabajan deberían poder acumular, con sus cotizaciones, ingresos que garanticen una seguridad en situaciones como el paro, la enfermedad, la edad avanzada o las pausas en la vida laboral para el cuidado de hijos, de otras personas o bien para mejorar su formación.

Por otra parte, hay que establecer herramientas que permitan apoyar trayectorias profesionales que posibiliten la adaptación a diferentes situaciones que una persona se puede ver obligada a afrontar durante su vida por medio de la formación profesional permanente. Este elemento es clave para seguir reduciendo la desigualdad social y reactivar el ascensor social que se ha detenido desde la crisis de 2008.

Finalmente, es necesario que estas acciones vayan acompañadas de una apuesta firme por un sistema productivo de valor añadido, que genere empleos de calidad, con visión a largo plazo, que reduzca la temporalidad y la parcialidad en pro de puestos de trabajo estables donde la inversión real sea la persona que ocupará el puesto de trabajo.

En Cataluña y en el conjunto del Estado asistimos a un crecimiento del trabajo precario y el ascenso de una nueva clase de trabajadores pobres. Si queremos evitar que esta generación se consolide, necesitamos contar con el trabajo decente como un elemento imprescindible para la justicia social y la cohesión de toda la sociedad.

Ha un donativo

Responsable del programa de formación e inserción laboral de Cáritas Diocesana de Barcelona.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons