Ayuda a necesidades básicas / 15/04/2019

Mucho más que comer

Publicado por: Míriam Feu

Trabajamos para dignificar las ayudas a la alimentación de manera que cualquier persona pueda elegir qué quiere comer

ajuda-necessitats-bàsiques-caritas-barcelona
Foto: Mingo Venero

“Ante los problemas sociales se responde con redes comunitarias, no con la mera suma de bienes individuales” (Laudato Si, 219).

A raíz de la crisis económica iniciada en 2008 aumentaron las situaciones de vulnerabilidad y fragilidad de muchas personas y familias, que no disponían de recursos suficientes para hacer frente a las necesidades básicas. En la actualidad, si bien estamos en un contexto de recuperación económica, las personas que atendemos desde Cáritas no han notado sus efectos positivos y continúan en una situación de vulnerabilidad y de gran fragilidad.

Las causas hay que buscarlas en una consolidación de la desigualdad, las personas con menos recursos han empeorado su situación. Predominan las situaciones de paro y la precariedad laboral, muchas personas no pueden tener una vida digna a pesar de tener un trabajo y, por otro lado, la vivienda es inasequible por los precios elevados.

Durante la crisis se hizo patente la necesidad de dar una respuesta inmediata y de emergencia a las necesidades de alimentación con el reparto de alimentos en especie, en la actualidad hay que replantearse el modelo actual y cambiar la mirada.

Desde Cáritas queremos promover una mirada basada en la confianza, que reconoce las capacidades de las personas, y que tiene en cuenta la causa estructural de los problemas sociales:

  • Vemos que la exclusión social se relaciona con un conjunto de problemas sociales y estructurales. No podemos dar una respuesta simple y fragmentada a situaciones complejas, sino que debe hacerse de manera integral y global.
  • Entendemos la satisfacción de necesidades desde una perspectiva amplia, que incluya la necesidad de relación, de participación y de sentido vital.
  • Reconocemos el derecho de todas las personas a una alimentación sana y equilibrada, que se debe garantizar desde las administraciones públicas. Hay que hacer efectivo el derecho a la garantía de ingresos mínimos, que asegure una vida digna a las personas y a las familias.
  • Creemos que las personas vulnerables y empobrecidas pueden administrar su presupuesto familiar como cualquier ciudadano, y decidir autónomamente y libremente qué comprar.
  • Podemos fomentar la sostenibilidad alimentaria, evitando el desperdicio y promoviendo la recuperación de alimentos que serían descartados. A través de las oportunidades que genera la economía circular se pueden crear de puestos de trabajo para personas en riesgo de exclusión.

Por ello, desde Cáritas Diocesana de Barcelona proponemos:

  • Realizar campañas donde se recoja dinero en vez de alimentos.
  • Reforzar la red de comercio local y de proximidad, los mercados, donde todos puedan comprar los alimentos en los lugares de compra habituales.
  • Promover proyectos comunitarios donde los alimentos sean una herramienta más para el acompañamiento, ofreciendo espacios de escucha, relación y apoyo emocional.
  • Dar ayudas económicas directas para las familias con dificultades para comprar alimentos, que permitan a las personas organizarse de manera autónoma.
  • Potenciar la creación de tiendas normalizadas donde se puedan canalizar los alimentos recuperados que serían desperdiciados para su venta a un coste más reducido, permiten el acceso a una alimentación económica y saludable a todos, y la generación de puestos de trabajo de inclusión . También iniciativas sociales de recuperación de alimentos provenientes del derroche, que permitan su transformación en productos como zumos, cremas, fruta deshidratada…
  • Creación de restaurantes económicos abiertos a la comunidad donde se cocine con productos recuperados del despilfarro.

“No se puede abordar el escándalo de la pobreza promoviendo estrategias de contención que únicamente tranquilizan y convierten los pobres en seres domesticados e inofensivos. Es triste ver que detrás de supuestas obras altruistas se reduce al otro a la pasividad, se le niega, o peor, se esconden negocios o ambiciones personales. Jesús les diría: hipócritas “(Discurso del Francisco los Movimientos Populares. 20-10-2014 Vaticano.)

Ayúdanos a hacerlo posible.

Ha un donativo

Economista. Responsable del departamento de Análisis Social e Incidencia de Cáritas Diocesana de Barcelona.

Leave a Reply

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons