Opinión / 18/10/2018

¿Cómo será el trabajo en un futuro?

Publicado por: Dessirée Garcia

Las tendencias en el mercado laboral evidencian que, a la larga, habrá más desigualdad y polarización pero a la vez se nos presenta una oportunidad: redefinir qué modelo de mercado y de economía queremos

Escola_oberta_L'Hospitalet_llengua
FOTO: Dani Codina

El pasado mes de septiembre tuvo lugar un encuentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para reflexionar sobre los nuevos retos del mercado de trabajo. Un encuentro de carácter internacional que miraba de anticipar cuáles están siendo y serán los principales cambios que se producirán en el mercado de trabajo y cómo afectarán a las personas y a las sociedades.

Resumiendo las jornadas, llegué a 3 conclusiones principales:

  1. Se constata el fracaso del sistema escolar a la hora de preparar a personas en competencias que el mercado de trabajo necesita o que se podrían necesitar (en este punto había unanimidad de todos los ponentes independientemente del país proveniente),
  2. Las nuevas tecnologías seguirán siendo el mayor motor transformador de los puestos de trabajo: las competencias TIC son fundamentales, pero nadie sabe profundizar sobre cuáles son estas competencias necesarias,
  3. Pensar en cómo estos cambios afectarán a las capas más excluidas de la sociedad es un debate que no está ni se le espera de momento, aunque sí está en el debate el planteamiento de las rentas universales, qué papel juegan y cómo pueden afectar al conjunto de personas trabajadoras.

En cualquier caso, y a pesar de las incertidumbres del futuro, la salida de la crisis económica nos constata que tenemos y tendremos un mercado de trabajo más desigual y polarizado: lugares bien cualificados y altamente tecnificados y los de baja calificación rodeados de precariedad.

También sabemos que una gran parte de puestos de trabajo serán eliminados y se crearán nuevos pero no sabemos cuáles son.

Y que, de nuevo, las personas con mayor riesgo, las excluidas, aquellas que necesitan mayor apoyo tienen un altísimo grado de posibilidades de quedarse cronificados en la precariedad o incluso fuera del sistema laboral y también social.

El trabajo, en un momento clave

De manera complementaria, el pasado 7 de octubre se celebró la Jornada Mundial por el Trabajo Decente. En los días internacionales siempre se celebran diferentes actos que nos permiten poner de relieve reflexiones que se van trabajando a lo largo del año. Fue también el caso de la Plataforma de entidades de iglesia por un Trabajo Decente, que frente a la iglesia de Santa María del Pi constatábamos como las condiciones laborales actuales no han mejorado mucho respecto a hace 100 años. Al día siguiente, en la Jornada de los Derechos Humanos de Cristianisme i Justicia contábamos con una mesa redonda que, de nuevo, ponía los elementos del debate en vilo: el mercado de trabajo como inclusión en la sociedad, rentas para todos o trabajo para todos , la economía social como forma de hacer las cosas diferentes, y en todos estos elementos, uno en el centro: la persona.

Todo esto que he dicho hasta ahora nos puede hacer adivinar un escenario nada esperanzador para personas que están en exclusión, con un mercado de trabajo que sólo es capaz de ofrecer temporalidad, parcialidad, precariedad e inestabilidad. Pero creo que es al contrario porque como otras veces, estamos ante un momento clave, ante un camino que se bifurca y donde podemos redefinir qué modelo de mercado, economía y de sociedad queremos construir.

Las opciones están ahí y son bastante claras: depende como se introduzcan las TIC, pueden mejorar la vida y reducir las desigualdades, fortalecer un Estado del bienestar que contemple renta para todos, unas empresas con mayor conciencia social y económica, haciendo una economía más humana, donde las personas son realmente lo que importa y donde todo el mundo tiene derecho a acceder a un trabajo decente, pero sobre todo, a tener una vida digna.

 

Ha un donativo

Responsable del programa de formación e inserción laboral de Cáritas Diocesana de Barcelona.

Leave a Reply

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons