Institucional / 26/02/2020

El inicio de los estudios de Cáritas

Publicado por: Joan Montblanc

A finales de los cincuenta, uno de los cambios más sustanciales que se producen en Cáritas fue la creación de las Secciones Sociales en las Cáritas diocesanas, con el objetivo de promover «el tráfico de lo puramente benéfico a lo propiamente social» y que marcarían la acción social a partir de la década siguiente

El director de la primera sección social estatal y uno de los impulsores de la sección de Barcelona, ​​ Rogel·li Duocastella, era doctor en Ciencias Sociales y Económicas por el Instituto Católico de París y una de las figuras principales en introducir este replanteamiento del sentido de la caridad. En Barcelona, ​​su papel promotor de la Semana del Suburbio en febrero de 1957 fue capital. El informe de la Semana del Suburbio fue pionero en visibilizar y cifrar estadísticamente la magnitud del problema del chabolismo y las viviendas deficientes en las zonas suburbiales «habitadas por 177.000 personas, de las que 66.000 viven en 12.494 barracas y semibarracas, 46.298 en bloques aislados de viviendas, en 6.477 pisos, y el resto, unas 63.000 personas, en zonas más o menos urbanizadas».

La elaboración de estos estudios daba respuesta a la necesidad de una planificación de la acción social para conocer previamente la realidad sobre la que se quería actuar, y por eso se necesitaban diagnosis elaboradas por especialistas y basadas en encuestas sobre el terreno. La otra gran innovación fue la profesionalización de las personas que intervenían en la acción social, donde destaca el papel protagonista de las «asistentes sociales».

La Sección de Estudios de CDB

En los años 60, la Sección de Estudios de Barcelona publicó informes sociológicos y geográficos que hacían una radiografía nunca vista sobre la situación social y económica de Barcelona y su área de influencia. En 1965 se publica la Visió Sociogràfica de Barcelona, ​​que fue el primer estudio de esta tipología en Barcelona. El estudio de 450 páginas analizaba la situación socioeconómica de la ciudad y el área metropolitana, y constaba de un censo de población gitana para asesorar y ayudar a la labor que llevaba a cabo el Secretariado Gitano.

El año siguiente, Cáritas colaboró ​​en la edición del libro Recursos de la Comunidad. Guía Asistencial de Barcelona, ​​que tenía por objecto responder a las necesidades de los trabajadores sociales, sacerdotes, visitadores, abogados y médicos que debían orientar a las personas atendidas hacia aquellos proyectos más adecuados para cubrir sus necesidades. La guía estaba compuesta de un índice para nomenclátor de calles y clasificación asistencial en varias ordenaciones, 755 fichas descriptivas de cada institución y unos apéndices con información de instituciones educativas, sanitarias, vivienda, etc. con planos de ubicación.

Como testigo del trabajo de esta sección de estudios nos han quedado más de un centenar de informes que precedían cualquier actuación de las trabajadoras sociales, y fueron básicos en la gestación de la mayoría de los actuales programas.

Ha un donativo

Técnico del archivo histórico de Cáritas Barcelona.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons