Voluntariado / 17/01/2018

Una Medalla de Honor entre el voluntariado de Cáritas

Publicado por: Cáritas Diocesana de Barcelona

A María Martínez Trill se le otorgó la Medalla de Honor de Barcelona 2017 por su trabajo de voluntaria a tiempo completo, que emprendió por sorpresa del destino, hace 25 años. Conozcamos la historia de transformación y solidaridad de esta abuela que cuida abuelas.

medalla-honor-voluntaria-caritas
María Martínez galardonada con la Medalla de Honor de Barcelona.

Se reconoce la hiperactividad en sus ojos verdes río. De ahí que sea normal que hable mucho con la mirada, mientras su voz relata, sin pausa, sus más importantes vivencias. María Martínez Trill vivió una vida hasta los 42 años; desde entonces a hoy (67), le tocó vivir otra, jamás pensada: ni cuando creció en el seno de una familia de clase media acomodada o cuando de adolescente fue actriz de teatro, menos cuando se casó a los 22 y vestía siempre a la moda.

Para entonces, el mundo de María era diferente. Trabajó desde los 15 como dependienta en una tienda de regalos. Le gustaba conversar y atender al público, y aunque siempre apoyó a su familia nuclear, lo que parecía importarle más eran los viajes de fin de semana. Aún viajaba con los ojos cerrados.

María reconoce que se “olvidó” de su fe y del valor de la solidaridad al vivir de espaldas a la realidad. “Me dediqué a sumar experiencias de ocio y de una vida algo fácil y egoísta: me acordaba de vivir solo yo”, afirma.
Los golpes que le tenía guardados la vida, le sucedieron uno tras otro. No podía concebir, su sueño de ser madre se desvanecía; a esta pena, se sumaría la muerte de sus padres, en menos de dos años. Era 1982, también perdió a su cuñada. En 1990, la tragedia selló una década con la muerte repentina de sus cuñados en un accidente de tránsito, dejando huérfanos a Juan (14) y David (11).

Madre por vocación

María empezó a ser madre la noche del accidente, cuando asumió junto con su marido, la tutoría de los niños. Reacomodar su rutina para darle prioridad a la crianza, fue difícil, sobre todo el primer año, tal como recuerda: “me afectó un poco los nervios, no podía dormir, quería hacer lo mejor posible con mis hijos mayores”.

Cuando María cumplió los 42 años nunca más volvió a trabajar. Cosa del destino o la divinidad, se cerraron esas puertas, pero con el tiempo, se dio cuenta que por la ventana, descubriría su verdadera vocación, la de servicio. Empezó por casa y luego como voluntaria social.

A través de la Parroquia de San Martí de Provenzal, llegó a Cáritas Diocesana de Barcelona. El trabajo en red de los múltiples programas, hizo que eligiera dedicarse exclusivamente a los adultos mayores. “La ayuda social que brinda Cáritas me impactó. Está creciendo y abriéndose a diferentes necesidades. Por ejemplo, la labor de las monitoras trasciende los talleres, visitamos hospitales y casas, creamos redes de solidaridad”.

medalla-honor-maria-caritas
María en plena actividad con las voluntarias.

María, además, apoya en el Centro Andaluz de la Comarca de Estepa y el ayuntamiento. Siempre se prepara y actualiza para el cuidado y acompañamiento de sus abuelas. Veinte años después, el teatro le sirve en los momentos lúdicos y de empatía, sobre todo, los miércoles de 5 p.m. a 7 p.m., con sus 35 abuelas (algunas mayores de 90) para olvidar las quejas y tristezas y reír, sin querer parar.

María es una abuela feliz. Gracias a sus nietos supo lo que es dar papilla y cambiar pañales. Para ella no existe gran diferencia entre la experiencia de criar a sus hijos y acompañar en la última etapa de vida a ancianos, ya que “necesitan de cuidado y afecto ¡Los niños como los abuelos requieren de ser escuchados…¡También son muy celosos!”. Ahora, María es la que ríe, y mucho.

Dato

  • 9 de cada 10 ancianos cobran menos de 520 euros mensuales y, 7 de cada 10, viven solos. Muchos no cuentan con ninguna red social ni familiar.
  • En Cáritas existen 47 proyectos y 739 servicios prestados para personas mayores.

      Transforma tu vida como María. Hazte de Cáritas

Ha un donativo
infocaritas@caritas.barcelona

Cáritas es una entidad sin ánimo de lucro de la Iglesia católica. Nuestra misión es acoger y acompañar a las personas en situación de pobreza y exclusión social, para que sean protagonistas de su desarrollo integral, desde el compromiso de la comunidad cristiana. Los tres objetivos de Cáritas son promover, orientar y coordinar la acción social; sensibilizar a la sociedad y denunciar situaciones de injusticia social. Queremos construir un mundo donde los bienes de la Tierra sean compartidos por toda la humanidad desde la dignidad de la persona, desde el trabajo por la justicia social y desde la solidaridad y el compartir fraterno.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons