Voluntariado / 14/01/2021

«Las Cáritas Parroquiales han sido esenciales para responder a las consecuencias económicas y sociales de la COVID-19»

Publicado por: Jordi Julià Sala-Bellsolell

Eduard Sala, responsable de acción social de Cáritas Diocesana de Barcelona, ​​participa en la conferencia «desigualdad, pobreza y exclusión social en Barcelona» organizada por la escuela de formación del voluntariado de Cáritas

«Todos somos Cáritas, y tenemos que trabajar desde el acompañamiento y la acogida. Con una mentalidad comunitaria que englobe a las parroquias, a los arciprestazgos y la Cáritas Diocesana«. Así se expresó Eduard Sala, responsable de acción social de Cáritas Diocesana de durante el ciclo de reflexiones en torno de voluntariado. Sala puso en valor la importancia de trabajar conjuntamente en favor de las personas más vulnerables, e hizo reflexionar a los asistentes de la conferencia sobre su labor como voluntarios y voluntarias de la entidad. «Cuando nos implicamos como voluntarios, debemos tener claras una serie de cuestiones: ¿Qué habría que hacer? ¿Qué deberíamos hacer? ¿Qué quisiéramos hacer? y ¿qué podemos hacer?». Cuando acompañamos a personas vulnerables, es esencial que tengamos una respuesta a todas estas preguntas, y debemos asumir que no podremos resolver todas las peticiones que nos lleguen«, indicó Sala.

Sin embargo, el jefe de acción social de Cáritas dejó claro que hay que seguir trabajando para aquellas personas que están sufriendo las consecuencias sociales y económicas de la COVID-19, garantizando la cobertura de las necesidades básicas como la alimentación, pero trabajando también para que tengan una vivienda digna o un trabajo decente que les ayude a llegar a fin de mes. «El aumento de la desigualdad ha implicado que las personas más vulnerables hayan sufrido la crisis con más intensidad. El crecimiento del paro y la caída de los salarios ha golpeado aquellos que ya se encontraban en una situación límite», indicó.

Asimismo, Sala reflexionó sobre los cambios que nos ha llevado la COVID-19, afirmando que muchos de ellos han llegado para quedarse. «En esta nueva etapa post COVID-19, será clave el papel de la comunidad como elemento de cohesión social y de protección entre las personas, y aquí las parroquias juegan un papel esencial» indicó.

La tarea de las parroquias durante la COVID-19

Eduard Sala quiso agradecer la labor de las parroquias durante la pandemia, indicando que han sido imprescindibles para responder a las necesidades de más de 40.000 personas durante el 2020. «Entre abril y junio, calculamos que las parroquias han atendido el 87% de los hogares que atendían durante todo el 2019. Casi el 90% de las peticiones que han recibido han sido relacionadas con los alimentos, pero también ha habido una necesidad de escucha y acompañamiento por parte de las personas que lo estaban pasando peor», dijo. Asimismo, quiso agradecer la incorporación de nuevos voluntarios durante la pandemia, detallando que más de la mitad de los voluntarios que echaron una mano durante los meses de confinamiento eran nuevos.

Finalmente, Sala reflexionó sobre cuál es la normalidad a la que queremos volver cuando todo esto acabe, y pidió a todos y cada uno de los voluntarios que cuiden, pero que también se cuiden. «Es imprescindible que nosotros estemos bien para ofrecer el mejor servicio posible a las personas que nos piden ayuda. Cuidémonos, cuidaos, y así podremos continuar aportando esperanza a las personas que la han perdido», concluyó.

Ha un donativo

Politólogo especializado en Comunicación Política y Social. Trabajando para sensibilizar y denunciar desde el Área de Comunicación y Relaciones Institucionales de Cáritas Diocesana de Barcelona. Dando voz a las personas vulnerables podremos construir una sociedad más justa.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons