Formación e inserción laboral / 23/03/2018

Una sonrisa por bandera

Publicado por: Itziar Bravo

A pesar de haberse quedado en paro, Montse ha conseguido sobrellevar su proyecto laboral. Se ha formado y, actualmente, encadena contratos que le permiten llevar una vida digna

 

No hay mal que por bien no venga. Esta es la frase que caracteriza a Montse Atencia, malagueña de origen, y que transmite con cada experiencia que explica. Su trayectoria laboral es infinita: desde cuidar a personas mayores hasta limpiar hoteles. En total, casi 40 años de aprendizaje continuado que la han llevado a vivir situaciones de toda índole. Por supuesto, no todos los trabajos que ha tenido la han llenado profesionalmente, pero sí que todos la han curtido para ser capaz de superar cualquier situación que se le ponga por delante  y, sobre todo, para echarle humor a la vida.

mujer-trabajadora-trabajo-digno-experiencia-laboral

Desde los 16 años, Montse se ha desvivido por la faena. Trabajó de camarera de piso durante su primera etapa profesional pero después se quedó en paro. Esta situación la llevó a Cáritas, donde realizó diferentes cursos de formación y se sacó el título de cuidados de personas mayores. A partir de aquí, accedió a la bolsa de trabajo de la entidad y, desde entonces, ha ido encadenando contratos sin parar. Desde cuidar a personas mayores en casas particulares hasta limpiar escaleras, hoteles, residencias y hospitales.

Una bolsa de empleo efectiva

Montse se considera una fanática de la limpieza: “Me encanta el orden y soy muy perfeccionista con la limpieza del hogar”. Esta actitud, junto con su carácter enérgico, también los traslada a su trabajo: su meticulosidad le ofrece numerosas oportunidades laborales. Es por eso que, actualmente, ayuda en las tareas del hogar de tres casas diferentes y los domingos saca a pasear a una abuela durante dos horas.

“Mireia [la profesional de Cáritas de la bolsa de trabajo] es lo mejor que me ha pasado. Me ha ofrecido muchísimos trabajos, me ha dado muchas oportunidades”, reconoce Montse, deshaciéndose en elogios. “Si le tuviera que dar una nota del 0 al 10, le daría un 30”, comenta riéndose a carcajadas.

Pero, como cualquier persona, Montse tiene ambiciones laborales: su sueño es convertirse en cocinera y tener un trabajo estable y digno. Lo intentará encontrar, como mínimo, con una sonrisa por bandera.

Ha un donativo

Periodista del departamento de comunicación. Apasionada por los temas sociales y el periodismo digital. Trabajo buscando aquellas historias que valga la pena explicar.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons