Formación e inserción laboral / 02/02/2018

Tres años de clandestinidad para vivir y trabajar en nuestro país

Publicado por: Imma Mata

La situación irregular de los migrantes y las duras condiciones legales a las que se enfrentan, retrasan su inclusión social. Impide, además, que personas mayores y solas, cuenten con los cuidados necesarios

Pepita hace 20 años que es viuda, vive sola, y le gusta. Vive en su piso desde que se casó, a los 22 años, y es feliz. No ha tenido hijos, pero tiene muchos sobrinos que la adoran. Hace tiempo que sus sobrinos están preocupados porque consideran que, a sus 89 años, no debería estar sola. Le han ofrecido vivir con ellos, pero no lo quiere de ninguna manera, y cuando le dicen para buscarle una cuidadora, frunce el ceño.

Una noche, Pepita se cayó y no se pudo levantar hasta el día siguiente, cuando pasó a verla uno de sus sobrinos. Estaba clarísimo: había que encontrarle una persona, al menos desde la cena hasta la mañana siguiente, y el resto del día ya se organizarían entre toda la familia. Finalmente, Pepita aceptó una cuidadora.

Varias chicas interesadas por el trabajo la han ido a ver. Todas son extranjeras y ninguna tiene autorización de residencia o de trabajo en España. Es muy difícil encontrar a alguien que esté dispuesta a dejar su casa para ir a dormir en otra; la mayoría de veces quien realiza estos oficios son personas en situación administrativa irregular.

migrantes, migración, trabajo ilegal, cuidadoras, salario mínimo interprofesional
Foto: Mingo Venero

De leyes y tiempo

Después de todas las entrevistas, Pepita cree que cogerá a Jasmin. Así que un sobrino ha contactado, rápidamente, con una asesoría jurídica de extranjería, para que les indiquen cómo conseguir la autorización de trabajo y Jasmin pueda trabajar legalmente en nuestro país.

Pero para sorpresa de todos, le han dicho que para Jasmin debe esperar ¡un año y medio! para trabajar regularmente. Si la cogen en su situación actual, ella les podría denunciar para obtener su autorización de residencia y trabajo.

Jasmin vive en España hace un año y medio: para cambiar de estatus necesita demostrar que lleva más de 3 años en el país, que se ha esforzado para arraigarse y que tiene un contrato de trabajo de un año con un sueldo superior al mínimo interprofesional. A los 2 años, si logra demostrar que ha trabajado más de 6 meses en la economía informal, porque ha denunciado a sus empleadores, también podría obtener la autorización.

Este contexto hizo que los sobrinos de Pepita se echasen atrás y Jasmin se quedó sin la posibilidad de trabajar legalmente, con contrato y cotizando a la Seguridad Social. Ella consiguió lo más difícil: un contrato de trabajo de un año con un sueldo digno, pero esto no es suficiente, tiene que estar 3 años en la clandestinidad para tener derecho.

Ha un donativo

Abogada del departamento de migración, que coordina desde 2008, de Cáritas Diocesana de Barcelona. Es miembro de la Comisión de Extranjería y de la Comisión de defensa de los derechos de la persona del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona.

Leave a Reply

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons