Voluntariado / 29/02/2016

El Ciclo de Reflexiones explica la importancia de la acogida en la labor de Cáritas

Publicado por: Cáritas Diocesana de Barcelona

La acogida es la razón de ser de Cáritas y el eje central de su labor. Si no hay acogida, Cáritas no existe.

Es por ello que el Departamento de Voluntariado dedicó la sesión del 17 de febrero del Ciclo de Reflexiones en torno al Voluntariado a este tema.

Anna Falcón, trabajadora social de Cáritas, fue la ponente encargada de explicar qué es la acogida para Cáritas: “Acoger significa crear un lugar para el otro en nuestra mente, en nuestro corazón y en nuestro espacio”. Una vez  definida la acogida, presentó las tres tipologías de acogida que hay y que se diferencian por la manera de mirar. Falcón explicó que son la mirada a uno, la mirada de dos y las miradas complejas. Con la mirada a uno la persona que ayuda solamente ve la dificultad que tiene el otro y centra su acción en la busca de recursos que solucionen el problema concreto. Con la mirada de dos se trabaja la relación con el otro y se crea un vínculo con la persona para ayudarla a mejorar la situación que vive. Y la mirada plural mira las causas de lo que le está pasando a una persona o a un grupo.

Otro elemento importante de la acogida es el trato que se da a las personas con las que se establece una relación de ayuda, puesto que este, dijo Anna Falcón, “define la postura ética que tomamos ante el otro”. Y es por eso que recordó a los asistentes que el trato siempre tiene que ser respetuoso y delicado.

La sesión estuvo llena de ejemplos que la ponente utilizó para explicar de una forma más amena y entendedora conceptos vinculados a la acción de voluntariado. Así mismo, también usó elementos que aparecen en la película “Tú y yo” (1957), interpretada por Cary Grant y Deborah Kerr, para hablar de una manera más visual y gráfica sobre la acogida. El primer concepto que explicó fue el de tránsito, que en la película está representado por el barco en el que viajan los protagonistas. El tránsito implica movimiento y cambio constante, y Falcón recordó que muchas de las personas atendidas por Cáritas viven en constante itinerancia. Este hecho implica que estas pasen por diferentes proyectos o actividades que la entidad ofrece. Es por ello que a menudo los proyectos de Cáritas se convierten en lugares de tránsito para las personas a las que acogen, y sus voluntarios y voluntarias son el puente que les guía a otros lugares que les permitan avanzar en su proceso para mejorar su situación personal.

El segundo elemento que comentó fueron las puntas de cojín, que en la película representan un regalo muy personal que un personaje le hace a otro. Falcón las usó para explicar que la acogida pide una implicación emocional si se quiere que la persona atendida sienta que se ha establecido una relación de verdad que le permita mostrar su vulnerabilidad.

Los otros elementos que explicó fueron el rascacielos y la casa. El primero lo utilizó como símbolo de las expectativas demasiado elevadas que a veces se crean sobre las personas atendidas. Unas expectativas que si no se cumplen pueden generar juicios de valor en relación a lo que la persona ha hecho o ha dejado de hacer. Para que esto no pase, Anna Falcón dio la siguiente pauta a los asistentes: “Hace falta que la acogida se convierta en una relación que sea respetuosa y comprensiva con los retos reales que puede asumir cada persona”. Siguiendo con esta misma idea, la casa le sirvió para explicar la necesidad de aceptar la realidad de las personas a las que se acompaña para así mirar sus capacidades reales, y de esta manera poder trabajar con ellas las opciones que hay para recuperarlas.

Durante la charla, Anna Falcón también invitó a los asistentes a reflexionar sobre tres pronombres: yo, tú y nosotros, puesto que a través de su uso la persona construye su mirada hacia el mundo y los demás.

Del pronombre yo destacó que este tiene la necesidad de cuidarse para estar bien –y remarcó que esto no suponía narcisismo- y de tener un diálogo interno que le permita saber qué le gusta, qué le enfada, qué piensa, etc. Al hablar del , Falcón explicó que “lo usamos cuando reconocemos que hay otra realidad diferente a la del yo, que hay otra persona diferente a mí”. Y, por último, expuso que el nosotros aparece en el momento en el que la persona es consciente de los límites y de aquello que es intolerable. Y lo ejemplificó con la frase: “Yo me rebelo, nosotros existimos”. Es por eso que la importancia del nosotros recae en el hecho que nace del concepto de dignidad, de la no indiferencia.

“A veces, el tema de la acogida no es trabajo de una sola persona porque el dolor y las dificultades son demasiado grandes. Y está bien que nos demos cuenta que solos no lo podemos hacer”. Con estas palabras, Anna Falcón introdujo un elemento importante de la acogida con el que quiso dar herramientas de reflexión a los voluntarios y las voluntarias para que pudieran gestionar mejor las situaciones difíciles. Esta afirmación también le permitió introducir la importancia que tiene acoger desde un grupo y en grupo, puesto que el grupo genera y crea posibilidades entre todos sus participantes.

Anna Falcón finalizó su charla usando ejemplos con los cuales destacó como las acciones pequeñas, como por ejemplo un curso de cocina o un equipo de fútbol, permiten construir relaciones que acaban generando espacios de confianza en los cuales las personas se sienten capaces de compartir sus sufrimientos, sus luchas y sus sueños.

Es por todo ello que Cáritas ofrece cada día espacios de acogida, que dan seguridad a las personas más vulnerables, y desde los cuales pueden empezar a construir vínculos que les permitan mejorar sus vidas.

Ha un donativo
infocaritas@caritas.barcelona

Cáritas es una entidad sin ánimo de lucro de la Iglesia católica. Nuestra misión es acoger y acompañar a las personas en situación de pobreza y exclusión social, para que sean protagonistas de su desarrollo integral, desde el compromiso de la comunidad cristiana. Los tres objetivos de Cáritas son promover, orientar y coordinar la acción social; sensibilizar a la sociedad y denunciar situaciones de injusticia social. Queremos construir un mundo donde los bienes de la Tierra sean compartidos por toda la humanidad desde la dignidad de la persona, desde el trabajo por la justicia social y desde la solidaridad y el compartir fraterno.

Leave a Reply

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons