Sin hogar y vivienda / 15/11/2016

«Si duermes en la calle, ya no perteneces a la sociedad»

Publicado por: Cáritas Diocesana de Barcelona

Nos citamos en el centro de Barcelona con Pablo y Ester. Hace frío, demasiado frío para dormir en la calle, y los protagonistas de esta historia viven el frío día tras día. Hace tres meses que duermen en la calle, y hoy quieren contarnos su relato.

Pablo es médico. Tras dedicarse más de 20 años de carrera profesional a hacer de interino en las urgencias médicas, le detectaron una afección que le provocó un 70% de invalidez. En su situación, Pablo se vio forzado a jubilarse, pero cuál fue su sorpresa cuando le indicaron que como interino no cobraría lo mismo que un médico con plaza fija. Desde entonces, Pablo se encuentra en litigio con la administración para cobrar la pensión que él pide. Mientras tanto, no percibe ningún ingreso ni cuenta con ahorros, y se ha visto obligado a dormir en la calle mientras resuelven su situación.

La historia de Ester, la pareja de Pablo, es también compleja. Los últimos seis años trabajó en una empresa sin cotizar. Ella no era consciente de esta negligencia, y al cerrar la empresa descubrió que no tenía derecho a cobrar el paro. Esto supuso no poder hacer frente al alquiler del piso y, como en el caso de Pablo, Ester y su hijo terminaron durmiendo en la calle.
«No cumples el perfil, eso es lo que te dicen los servicios sociales» nos cuenta Pablo. «Si no cuentas con el empadronamiento no puede recibir ayuda de los servicios sociales, por eso decidí acudir a las entidades de Iglesia, y gracias a Cáritas se me han abierto todas las puertas.» afirma.

«Cáritas no te pregunta dónde vives, sino que te ayuda en todo lo que necesitas para reflotar tu vida». El deseo de Pablo y Ester es trabajar, pero mientras tanto cuentan con la ayuda de Cáritas para cubrir necesidades básicas como la alimentación, la higiene, la ropa y el transporte. Asimismo, Cáritas les ayuda a tramitar el empadronamiento para acceder a los servicios sociales del Ayuntamiento de Barcelona.

Cuando les preguntamos qué es lo peor que pasar la noche en la calle coinciden en que es la soledad. «¿Lo mejor? Conócete a ti mismo y a muchas otras personas que viven tu situación» nos dice Ester. «Por las noches encuentras de todo, no puedes derrumbarte. He visto a mucha gente que se aprovecha de las debilidades de los demás, gente que pasa frío, hambre, familias con niños, de todo.»

La pareja acude diariamente a El Caliu, un comedor social promovido por las cinco parroquias del Arciprestazgo de Horta y que colabora estrechamente con Cáritas Diocesana de Barcelona. «En el Caliu te conocen por tu nombre, los voluntarios son muy entrañables y sientes que formas parte de una familia» nos comenta Ester. A pesar de su difícil situación, se ven capaces de reflotar su vida, y nosotros queremos acompañarlos en este camino para que recuperen la esperanza y la dignidad.

Ha un donativo
infocaritas@caritas.barcelona

Cáritas es una entidad sin ánimo de lucro de la Iglesia católica. Nuestra misión es acoger y acompañar a las personas en situación de pobreza y exclusión social, para que sean protagonistas de su desarrollo integral, desde el compromiso de la comunidad cristiana. Los tres objetivos de Cáritas son promover, orientar y coordinar la acción social; sensibilizar a la sociedad y denunciar situaciones de injusticia social. Queremos construir un mundo donde los bienes de la Tierra sean compartidos por toda la humanidad desde la dignidad de la persona, desde el trabajo por la justicia social y desde la solidaridad y el compartir fraterno.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons