Sin hogar y vivienda / 02/07/2020

La parroquia de Santa Ana adecua su acción social a la nueva normalidad

Publicado por: Jordi Julià Sala-Bellsolell

La parroquia, situada en el centro de Barcelona, ​​ofrecerá diariamente comida, servicios de duchas, ropero, lavandería y servicio de enfermería a un centenar de personas en situación de sinhogar

Santa Anna se adecua a la nueva normalidad, y para ello ha presentado un nuevo proyecto que desde el 1 de julio se centrará en acoger y acompañar a personas que viven en situación de calle. La presentación del proyecto ha contado con la participación de diferentes personas e instituciones que apoyan y apoyan este nuevo proyecto, como la monja Viqui Molins, Sor Lucía Caram, el Padre Angel, o Marina Rossell, entre muchos otros.

Durante el estado de alarma, la parroquia de Santa Ana, con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona y Cáritas Diocesana de Barcelona, ​​ha repartido unas 17.000 bolsas de comida a unas 250 personas que diariamente hacían cola para recibir esta ayuda. «La COVID-19 ha generado un gran sufrimiento a muchas personas. No sólo a personas en situación de sinhogar, sino también a familias que se han quedado sin ingresos para llenar la nevera o pagar la vivienda», indica el rector de la parroquia, el padre Peio.

Ahora que se ha iniciado la fase desescalada, la parroquia volverá a su misión inicial, que era atender a personas que no tienen un hogar donde dormir. Este centenar de personas podrán asistir diariamente a la parroquia en tres turnos, y además de comer, tendrán a su disposición un servicio de duchas, ropero, lavandería y enfermería. Respecto a las otras 150 personas que venían diariamente a buscar alimentos, han sido reubicadas en el punto de distribución de alimentos que Cáritas Diocesana de Barcelona tiene en el barrio de la Barceloneta. «Estas 150 personas contarán con nuestro acompañamiento, recibirán alimentos con especie y, además, les daremos una tarjeta monedero para que puedan adquirir productos frescos», ha indicado Amelia de Juan, responsable de la zona del Eixample y Ciutat Vella de Cáritas Barcelona.

Un castillo construido entre todos

Durante la presentación del nuevo proyecto, Eduard Sala, responsable de acción social de Cáritas Barcelona, ​​ha afirmado que Santa Ana es sinónimo de puerta, agua y mesa puesta, entre otros conceptos. «Santa Ana nos dice ven, entra. Es un espacio emblemático que acoge a personas con nombres y apellidos, que llevan una mochila llena de historias concretas y únicas «, ha indicado Sala. El responsable de acción social de Cáritas, ha remarcado que Santa Ana es sinónimo de Iglesia, y que estos es un «castillo» construido en red, que se erige como un punto de encuentro y hospitalidad en el centro de Barcelona.

Para cerrar el acto, la cantautora Marina Rossell ha cantado el Virolai, al que se han sumado las personas asistentes en la inauguración. Finalmente, el Padre Peio ha bendecido el nuevo proyecto, afirmando que Santa Ana debe ser la voz de quienes no tienen.

Ha un donativo

Politólogo especializado en Comunicación Política y Social. Trabajando para sensibilizar y denunciar desde el Área de Comunicación y Relaciones Institucionales de Cáritas Diocesana de Barcelona. Dando voz a las personas vulnerables podremos construir una sociedad más justa.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons