Sin hogar y vivienda / 26/11/2015

“Éramos autónomos y, casi de un día para el otro nos quedamos en la calle, hasta que alguien nos habló de Cáritas”

Publicado por: Cáritas Diocesana de Barcelona

“Vivienda es igual a salud”. Con esta contundencia, la Ghislaine, expresa su indignación en relación a las consecuencias que tiene para el bienestar de una persona el hecho de poder contar o no con un lugar digne donde vivir. Ella y su marido regentaban un restaurante el Raval de Barcelona y la crisis fue como un vendaval que les llevó el negocio, la estabilidad en la pareja y, lo más importante, la paz: “Éramos autónomos y, casi de un día por el otro, nos quedamos en la calle, sin nada, hasta que alguien nos habló de Cáritas. Allí, rápidamente, encontramos una voz amiga, asesoramiento, y toda la ayuda necesaria para encaminar de nuevo nuestra vida. El haber sufrido tanto nos ha dejado secuelas: ahora mi marido tiene cáncer. Creo que el cuerpo se queja por todo el dolor acumulado”. La pareja vive ahora en los pisos tutelados de Almeda, un recurso de Cáritas para personas en situación de sin hogar. Cáritas es para ellos un hogar donde sentirse protegidos y valorados, y donde pueden asentar los pilares de la nueva vida que retoman.

 

 

La realidad del sinhogarismo se ha extendido fruto de las desigualdades sociales y de un amalgama complejo de factores que hacen difícil pararla: en el Estado español 40.000 personas tienen dificultades para acceder y mantener una vivienda digna, estable y adecuada, y en Barcelona cuentan cerca de 3.000 las que duermen en la calle, en asentamientos o en recursos residenciales de las organizaciones sociales de la ciudad. Estas situaciones son algunas de que engloba el concepto de sin hogar, que también significa vivir en refugios para mujeres, bajo la amenaza de un desahucio, en una vivienda no apropiada según la legislación, etc.

La lista es amplia y refleja las diferentes dimensiones de una realidad que puede tocar de pleno a cualquier persona puesto que la crisis ha hecho que vivamos más expuestos en la fragilidad de un sistema que, sin compasión, prioriza la economía antes que las personas. Esta es precisamente una de las denuncias que Cáritas, junto con la Red de atención a las personas en situación de sin hogar, han hecho en la jornada celebrada hoy en la plaza Sant Jaume de Barcelona para que se conozca esta lacra y para instar los gobiernos a poner solución. Personas que han dormido o duermen en la calle o que viven otras situaciones de sin hogar han leído este documento, que se ha erigido como una voz unánime para reivindicar un hogar digno para todo el mundo. Cerca de 150 personas han participado en esta concentración en el corazón de la ciudad condal, y también han participado en lo que se conoce como una Flashmob. Una acción conjunta para denunciar la realidad del sinhogarismo. 

Ha un donativo
infocaritas@caritas.barcelona

Cáritas es una entidad sin ánimo de lucro de la Iglesia católica. Nuestra misión es acoger y acompañar a las personas en situación de pobreza y exclusión social, para que sean protagonistas de su desarrollo integral, desde el compromiso de la comunidad cristiana. Los tres objetivos de Cáritas son promover, orientar y coordinar la acción social; sensibilizar a la sociedad y denunciar situaciones de injusticia social. Queremos construir un mundo donde los bienes de la Tierra sean compartidos por toda la humanidad desde la dignidad de la persona, desde el trabajo por la justicia social y desde la solidaridad y el compartir fraterno.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons