Familia e infancia / Personas mayores / 18/07/2018

Unas vacaciones que dan vida

Publicado por: Jordi Julià Sala-Bellsolell

Durante los meses de junio y julio, las personas mayores que acogemos desde Cáritas disfrutan de unas merecidas vacaciones en la casa de espiritualidad Claret de Vic. Más de sesenta personas mayores de 65 años pueden asistir gracias al trabajo de los voluntarios y voluntarias que trabajar para que puedan pasarlo en grande

Son las diez de la mañana y el sol empieza a pegar fuerte. Sin embargo, los abuelos y abuelas de Cáritas Diocesana de Barcelona ya están en plena actividad, y después de desayunar comienzan las actividades. Llegamos al patio de la casa de espiritualidad Claret de Vic, donde encontramos a Julia, Almudena, Isabel y Amelia jugando al dominó. Mientras Julia escoge qué ficha colocará, nos cuenta que hace nueve años que asiste a las vacaciones de la gente mayor. «Mi marido murió hace tres años, y estas vacaciones me ayudan a pasar el rato y estar acompañada», dice Julia. Las cuatro afirman que participar en estas vacaciones las hace felices, y valoran mucho el trabajo de voluntarios y voluntarias.

Al preguntarles sobre las actividades, Amelia indica que hacen muchas, pero destaca la visita a la plaza de Vic y la obra de teatro organizada por el equipo de voluntariado. «El que haya inventado estas vacaciones debe saber que nos dan vida», dice la Almudena.

Dejamos a las cuatro abuelas jugando al dominó y hablamos con María. Admite que cuando participa en estas vacaciones avisa a la familia y dice que no la llamen. «Cuando recibo alguna llamada les digo: no me llaméis, estoy de vacaciones», dice sonriendo.

Más allá de las actividades que se realizan cotidianamente, hoy es un día especial. Por primera vez los jóvenes de Llops del Taga han venido a visitar a los ancianos de Cáritas. Llops del Taga es un proyecto ubicado en Ciudad Meridiana destinado a jóvenes de entre 14 y 18 años que fomenta el desarrollo personal, grupal y comunitario por medio de actividades de ocio.

Aunque al inicio los jóvenes se han mostrado inseguros, poco a poco han ido cogiendo confianza. Mediante juegos, refranes, bailes y recreo, las personas mayores y los jóvenes han conectado al 100%. Carme Vidal, coordinadora de las vacaciones, afirma que actividades como ésta son muy positivas para jóvenes y mayores. «Los encuentros intergeneracionales son muy importantes. Creando espacios como éste conseguimos que los jóvenes se sensibilicen sobre las problemáticas de la gente mayor y que la gente mayor conozca de primera mano las dificultades de los jóvenes», afirma Carme. Al finalizar las actividades, jóvenes y mayores se citan para el próximo año, y coinciden en que Cáritas es su segunda casa.

¡Esperamos que jóvenes y mayores puedan disfrutar de esta actividad y muchas más el próximo año, contamos contigo para hacerlo posible!

 

Ha un donativo

Politólogo especializado en Comunicación Política y Social. Trabajando para sensibilizar y denunciar desde el Área de Comunicación y Relaciones Institucionales de Cáritas Diocesana de Barcelona. Dando voz a las personas vulnerables podremos construir una sociedad más justa.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons