Personas mayores / 22/03/2018

Una vida difícil

Publicado por: Jordi Julià Sala-Bellsolell

Dolores tiene 80 años y hace más de quince que vive en un piso compartido del Paralelo de Cáritas Diocesana de Barcelona. Convive con Fátima, Conxita y en Miguel y nos ha abierto las puertas de su casa para que conozcamos su historia

La vida de Dolores no ha sido sencilla. Es originaria de Puertollano, un pueblo de la provincia de Ciudad Real. A los siete años perdió toda la familia, y la administración determinó que debería vivir en un orfanato. Durante su juventud fue tirando como pudo, y a los 45 años vino a Barcelona en busca de un futuro mejor.

Desde que llegó a Barcelona, Dolores ha trabajado en muchas cosas, pero siempre sin cotizar. “La limpieza ahora es más sencilla, pero antes tenías que arrodillarse para fregar el suelo. Realizar esta tarea durante mucho tiempo afecta la salud”, afirma Dolores. Lo cierto es que el trabajo le ha pasado factura, y fue un factor decisivo por el que se vio obligada a dejar de trabajar. Al cabo de los años, la compañera de piso con la que vivía murió y entonces rescindir el contrato de alquiler de donde vivía. “Me pedían mucho dinero por el alquiler y yo sola no podía hacerle frente, por eso recurrí a Cáritas”, explica Dolores.

 

Compartiendo piso a los ochenta años

Desde entonces, Dolores vive en este piso del Paralelo y aunque preferiría vivir sola, la relación con el resto de compañeros es buena. “Miguel tiene 89 años y le echo una mano en todo lo que puedo. Le gusta mucho todo lo que cocino, y come como una lima”, afirma sonriente Dolores. Preguntada por su día a día, confiesa que el único capricho que tiene es salir de vez en cuando a desayunar un bikini y un café. “Cuento con unos 540€ mensuales, y con ese dinero hago malabares para sobrevivir”, dice. Muchos días está sola, y le gustaría disfrutar de más tiempo en compañía. “Las personas no las tienes que querer por interés, esto no es amistad”, indica.

Agradece de todo corazón el servicio de Cáritas, ya que le aporta tranquilidad. “He sufrido mucho a lo largo de la vida, y ahora estoy en un momento que necesito seguridad y paz”, expone. Antes de despedirnos, da un consejo a la juventud: que sean sinceros y que se diviertan.

Haz un donativo para ayudar a personas mayores como Dolores a vivir la etapa de la vejez sin preocupaciones.

Ha un donativo

Politólogo especializado en Comunicación Política y Social. Trabajando para sensibilizar y denunciar desde el Área de Comunicación y Relaciones Institucionales de Cáritas Diocesana de Barcelona. Dando voz a las personas vulnerables podremos construir una sociedad más justa.

Leave a Reply

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons