Personas mayores / 07/06/2019

¿Cómo cuidar a las personas mayores?

Publicado por: Josep Pascual

07Josep Pascual, médico jubilado y voluntario, explica los principios éticos que debe haber en el cuidado y acompañamiento de gente mayor

CARITAS_GENT GRAN_Mingo Venero
Foto: Mingo Venero

La ética es una disciplina filosófica que estudia el bien y el mal y sus relaciones con la moral y el comportamiento humano. Es un conjunto de costumbres y normas que dirigen o valoran el comportamiento humano en una comunidad. En el caso que nos ocupa regula el comportamiento de las personas que cuidan a otras personas.

Cuidar a una persona en situación de dependencia no es tarea fácil. Es un deber de humanidad y una expresión de responsabilidad, pero a la vez una fuente de aprendizaje y de crecimiento en muchos sentidos. Exige condiciones y habilidades técnicas que se pueden aprender, pero también y de manera especial, una actitud de respeto hacia los derechos del otro y el desarrollo de determinadas virtudes. (Mª Dulce Fontanals. Comité de Ética SARquavitae)

Cuatro principios éticos básicos para acompañar…

  1. La Dignidad: “Derecho de la persona de ser respetado y valorado como ser individual y social, con sus características y condiciones particulares, por el solo hecho de ser persona”. Es ineludible y constitutivo.
  2. La Integridad: “Es el equilibro y la armonía entre las diversas dimensiones de la existencia humana que conforman un ser único”. Concepción unitaria de la persona.
  3. La Autonomía: “Capacidad del ser humano de regularse por sí mismo y proyectar la propia existencia, y gobernarse a partir de los propios criterios y principios”.
  4. La Vulnerabilidad: Es la fragilidad. Todo ser humano es vulnerable, pero especialmente en situaciones como “la enfermedad, la vejez, el sufrimiento y la muerte”.

…y 14 virtudes personales imprescindibles

La atención integral es condición imprescindible para alcanzar unos cuidados excelentes y se basa en cuatro dimensiones:

  • Dimensión corporal: Vivimos encarnados en un cuerpo, por lo que la dimensión somática (física) es fundamental en la acción de cuidar.
  • Dimensión psicológica: La vida psíquica no se desarrolla paralelamente a la vida corporal, sino en íntima relación con ella.
  • Dimensión social: El ser humano es un ser relacional, un nudo de vínculos y se construye en un entorno social, cultural y político.
  • Dimensión espiritual: El ser humano está abierto a la pregunta por el sentido de la vida y necesita respuestas desde la filosofía y la tradición

Visto todo esto, el voluntario/cuidador debe tener en cuenta todo lo expuesto anteriormente, pero además debe poseer una características especiales y humanas que llamaremos virtudes y que, sin ellas, difícilmente podrá ejercer su trabajo de forma éticamente correcta. Son 14 virtudes irrenunciables que deben caracterizar al voluntario/cuidador: el respeto, la amabilidad, la alegría, la paciencia, la comprensión, la responsabilidad, la escucha, la confianza, la empatía, la veracidad, la confidencialidad, la tolerancia, la prudencia y la humildad.

Si el voluntario/cuidador se define dentro de estas virtudes en su totalidad, con toda seguridad que estará ejerciendo de forma ética su trabajo.

Ha un donativo

Médico jubilado y voluntario de Cáritas

2 comentarios

  1. Señor.

    Josep Pacual

    Con la presente es para saludarlo y al mismo tiempo para solicitarle por este medio poder comunicarme con usted si es posible, por favor.

    Saludos y espero su pronta comunicacion.

    Miguel Goi

    1. Hola Miguel,

      Le pasamos tus datos al Sr. Pascual para que, si lo cree conveniente, pueda ponerse en contacto contigo. Un saludo.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons