Ayuda a necesidades básicas / Opinión / 21/01/2022

La pobreza energética a través de los ojos de una niña

Publicado por: Nuria Baeza

Este es un relato ficticio, pero es la realidad de muchos niños y niñas de nuestro país. La pobreza es sinónimo de sufrir carencias en todos los ámbitos de nuestra vida, y la historia que aquí se relata lo demuestra desde la inocente pero cruda perspectiva de una niña

Querido diario;

Mañana vuelvo al cole después de las vacaciones de Navidad. Este año han sido un rollo…  mamá hace cosas raras… yo sé que pasa algo malo, como cuando se separó de papá[1].

He tenido muchos regalos, pero ninguno era el que yo quería. Un montón de calcetines y pijamas gordos y un batín para estar por casa, porque dice mamá que este año tenemos que encender menos la calefacción[2]. Mi pijama nuevo de unicornio es súper calentito.

Este año no hemos ido a casa de la abuelita a comer chocolate… dice que en su casa hace mucho frío y que mejor no vayamos[3]… yo creo que es por eso de la COVID-19, aunque ella tiene ya las 3 vacunas… no sé… ella no ha tenido el virus, pero este año se ha resfriado muchas veces y dice que le duelen los huesos más que nunca[4]el otro día casi se le incendia la casa porque volvió a usar el brasero y se le quemó el mantel de la mesa camilla[5] ¡Qué susto!

Otra cosa muy rara es que mamá nos ha hecho ir al polideportivo municipal casi todos los días… no había básquet, pero nos ha hecho ducharnos allí[6]. La gente nos miraba raro porque no hacíamos deporte y nos duchábamos… no me gusta.

Este año tampoco ha habido puchero de Navidad… nos fuimos a comer hamburguesas un día y otro día pizza[7] al centro comercial. Mamá y los tíos dijeron que era más barato pasar la tarde así que estar en casa con las ventanas abiertas por la COVID-19 y tratando de mantener la casa caliente[8]… ¡pero yo me quedé sin jugar a la consola con los primos!

Ahora solo me dejan usarla los fines de semana … ¡es un rollo! ¡Y además nos hemos quitado el internet! ¡No puedo actualizar ningún juego! Lo del internet sí que me fastidia…además de que ya no puedo ver las series que ven todas mis amigas, me he tenido que acostumbrar a ir a la biblioteca a estudiar y a hacer los deberes… ¡¡¡Es muy injusto!!! Se me está notando en las notas[9]… ¡Normal! El jueves tengo un examen de lo de los derechos de los países juntos[10] para no cargarnos el planeta y no he podido casi estudiar!! Solo me sé que muchas de las cosas que dice el libro que deberíamos tener todas las personas, no son verdad o por lo menos, en mi casa no pasan. ¡No hay derecho![11]

Y lo peor…mamá ahora se enfada mucho… yo creo que es porque casi no descansa los fines de semana… ahora se pasa los sábados y domingos[12] poniendo lavadoras, planchando, cocinando con el horno para varios días… comemos un montón de comida recalentada. Se enfada mucho si nos dejamos las luces encendidas o el calefactor… nos dice muchas veces a mi hermano y a mí que la luz está muy cara y que ni con el Bono Social nos llega…Yo no sé lo que es el Bono ese… pero sé que estuvieron hablando de él la trabajadora social y mamá el día que fuimos al centro municipal, porque mamá tenía que hablar con ella de no sé qué ayudas[13]ese mismo día nos fuimos a la parroquia, porque las señoras de Cáritas[14] nos habían preparado un regalo y después nos fuimos a comprar al supermercado. ¡Turrón de chocolate! ¡Lo mejor de las vacaciones!

En fin, querido diario, espero que el año 2022 sea mejor que este y que mamá esté más contenta y con menos depresión.

 

[1] Los hogares con menores y especialmente las monomarentales son las que tienen más riesgo de padecer Vulnerabilidad Energética.

[2] El 10.9% de los hogares con menores declara que no puede mantener su casa a la temperatura adecuada, en los hogares de un adulto solo con menores, se eleva al 17,9%.

[3] Las personas mayores de 65 solas son el colectivo con mayor índice de Pobreza Energética Escondida.

[4] La probabilidad de padecer bronquitis crónica, depresión y ansiedad es entre tres y cinco veces superior en las personas que sufren pobreza energética.

[5] Se incrementa el riesgo de accidentes domésticos a causa de la Vulnerabilitat Energética.

[6] No disponer de energía suficiente para calentar agua interfiere en la higiene personal.

[7] La pobreza energética incrementa el uso de comida precocinada, la mala alimentación es otra de las consecuencias de la Pobreza energética.

[8] La ventilación de los espacios, si no se realiza correctamente, supone un incremento del gasto energético.

[9] La brecha digital está relacionada con la Pobreza Energética y afecta a la sociabilidad, al rendimiento escolar, a la búsqueda de empleo…

[10] El informe 2021 de los ODS respecto al objetivo nº7 Energía limpia y asequible en España, advierte que quedan pendientes importantes desafíos y que, aunque mejora moderadamente, lo hace de manera insuficiente para lograr el objetivo

[11] La energía No está considerada como un derecho.

[12] El mercado regulado PVPC desde el que se accede al Bono Social impone tres tramos horarios a precios de la energía diferentes. En 2021 el precio de la energía se ha incrementado un 41%.

[13] El 15,5% de los hogares de un adulto con menores declara retrasos en el pago de las facturas de suministros.

[14] Es frecuente que las familias en situación de Vulnerabilidad Energética acudan a varios dispositivos de ayuda, los precios de la energía no paran de subir y los kWh bonificados en el Bono Social son insuficientes para el consumo medio de los hogares.

Ha un donativo

Responsable de acción social y Responsabilidad Social Corporativa en la Cooperativa Aeioluz

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons