Institucional / 15/05/2021

“Siempre ha habido desigualdad”

Publicado por: Jordi Julià Sala-Bellsolell

Santiago Niño-Becerra habla con Cáritas Barcelona sobre la situación de desigualdad generada por la COVID-19, el futuro del mercado de trabajo, el papel de los gobiernos y la tarea de las entidades del tercer sector

“Siempre ha habido desigualdad. Los humanos tendemos a la desigualdad, y siempre hay un grupo que toma el poder, que gestiona más recursos”. Así es como describe la desigualdad Santiago Niño-Becerra, Doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de Barcelona (UB). Desde 1992, es catedrático de Estructura Económica de la Facultad de Economía del Instituto Químico de Sarrià, una de Universidades con Corazón que colaboran con Cáritas Diocesana de Barcelona. Niño-Becerra habla con Cáritas sobre distintas incógnitas en materia económica, y que nos depara el futuro a corto y medio plazo.

Para Niño-Becerra, la reducción de la desigualdad es un acto voluntario, y es necesario que los gobiernos implementen medidas para reducir las diferencias sociales entre ricos y pobres. Si no se implementan medidas, el catedrático afirma que la desigualdad tenderá a crecer. “En el conjunto del Estado, el 15% de la población con trabajo es pobre, y esta tendencia está en aumento”. A medida que haya más personas en esta situación será necesario poner en marcha políticas como la renta básica, y cree que organizaciones como Cáritas pueden hacer mucho para pedir a los gobiernos que activen este mecanismo de ayuda social.

Una situación económica que ya era complicada

“Cuando llegó el virus, España ya estaba mal”, afirma. Antes de la COVID-19, España ya tenía un paro del 16%, un déficit del 2,8% y una deuda al 95% del PIB. El catedrático cree que un país saneado y con recursos puede hacer más políticas sociales que España, y que el Estado español está haciendo pocas cosas, porque puede hacer pocas cosas. “Se podría redistribuir el gasto, gastar más eficientemente, pero España está en una situación particularmente complicada”, dice.

Curso de limpieza de Sinergia y Cáritas Diocesana de Barcelona. Autor: Dani Codina

Un factor trabajo cada vez menos relevante

En cuanto al mercado laboral, Niño-Becerra constata que cada vez es menos necesario el factor trabajo para generar PIB, y que se necesitan menos horas para hacer la misma tarea. Esto puede provocar que las personas con menos formación queden excluidas del mercado laboral, y que sea un colectivo poco necesario, con un poder de consumo bajo. Esta situación se ha visto acelerada por la pandemia, ya que la digitalización de los puestos de trabajo se ha producido en un periodo de tiempo muy corto.

“El teletrabajo se ha implantado muy deprisa, no ha habido una transición. En el área de Barcelona, ​​y según estimaciones, un 20% de la población está siempre teletrabajando, y otro 20% lo alterna. Antes del virus, el teletrabajo no representaba ni el 5%”.

Para el catedrático del IQS, una empresa mediana, con el teletrabajo, puede ahorrarse entre el 66% y el 68% de los costes por cada puesto de trabajo. Sin embargo, advierte que la empresa debe saber que la persona que teletrabaja tiene los mismos derechos que la persona que está en la oficina. “La empresa se ahorra un dinero, y ese dinero se tiene que repartir”.

El papel de las entidades sociales

Finalmente, el economista cree que las entidades del tercer sector irán a más, porque la importancia del estado irá a menos. “Los recursos de las entidades vendrán de grandes corporaciones, ya que estas querrán cuidar de la población para proyectar una imagen pública y comprar una cierta paz social. Estas corporaciones sustituirán el rol del Estado, y las entidades del tercer sector muy probablemente asumirán este papel”, reflexiona.

Para Niño-Becerra, el poder actual del capital es inmenso. “Hay fábricas donde hay cero personas trabajando, donde todo está robotizado. La necesidad del sector trabajo cada vez es menor, y la demanda de trabajo está bajando. El espíritu de lucha contra la injusticia no existe. Los jóvenes se cierran, porque creen que no sirve de nada hacer otra cosa. ¿Quién gestionará todo esto? El estado está en retroceso, así que lo gestionarán las grandes corporaciones”.

Ha un donativo

Politólogo especializado en Comunicación Política y Social. Trabajando para sensibilizar y denunciar desde el Área de Comunicación y Relaciones Institucionales de Cáritas Diocesana de Barcelona. Dando voz a las personas vulnerables podremos construir una sociedad más justa.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons