Institucional / 16/01/2019

Pedalear por una buena causa

Publicado por: Stephen Burgen

Dennis ha renunciado a su trabajo de ingeniero para vivir un viaje solidario: recorrer 20.000 km en bicicleta para ayudar a familiares de personas que sufren alcoholismo

dennis-bicicleta-bona-causa-càritasCuando Dennis Breiser finalmente vuelva a su ciudad natal cerca de Dortmund en Alemania el próximo verano, habrá recorrido unos 20.000 kilómetros en bicicleta y, en el proceso, habrá recaudado 20.000 € para la organización benéfica Cameleon. Cameleon, que opera en cuatro ciudades y cuenta con el apoyo de Cáritas Alemania, brinda asesoría a los hijos de alcohólicos y drogadictos en un esfuerzo por ayudarlos a comprender lo que está sucediendo en el hogar y ver que no es su culpa.

El pasado mes de abril, Dennis, de 26 años, renunció a su trabajo de ingeniero y emprendió un recorrido en bicicleta patrocinado por Europa. Llegó a Barcelona a mediados de diciembre. “Me estoy poniendo en forma. Es una sensación agradable,” dice Dennis, quien recorre alrededor de 100 kilómetros por día y acampa en la naturaleza.

Doce países en su mochila

“Comencé por dirigirme al este de Alemania, luego a Polonia, luego al norte hacia Lituania, Letonia, Estonia. Después de eso tomé el ferry de Tallin a Helsinki y luego viajé 2.000 km hasta el Cabo Norte en la cima de Noruega. Llegué allí el 24 de junio. Luego fui hacia el sur a través de Noruega, Suecia y Dinamarca. Los fiordos eran hermosos. Después de Dinamarca, me tomé una semana de vacaciones en casa, luego continué por Bélgica, los Países Bajos y Francia, y ahora llevo una semana en España.”

Después de Barcelona, se dirigirá a Tarragona, donde planea tomarse unas vacaciones de invierno de unas pocas semanas antes de viajar al sur hacia Gibraltar y posiblemente a Marruecos. Luego viajará por Portugal y el norte de España y espera volver a casa en julio o agosto, después de 15 meses de viaje solitario.

“No me siento solo,” dice. “He conocido a mucha gente agradable, personas que me invitaron a quedarme en su jardín, a cenar o a charlar. Ellos ven lo que estoy haciendo, confían en mí y yo confío en ellos. Pero también es bueno que el alma pase un tiempo sola y escuche su voz interior.”

Un recorrido vital e inolvidable

Llegar al Cap de Creus fue uno de los momentos más memorables del viaje, ya que justo llegó a los 10.000 kilómetros cuando cruzó la frontera española. “Hubo muy buenos momentos y solo algunos malos, generalmente por el calor.” Aunque es un trabajo duro, Dennis lo describe como una experiencia casi espiritual. “Cuando estaba en el norte de Suecia, era muy tranquilo y sentía una conexión muy profunda con la naturaleza. Cuando te toca volver a la civilización, es difícil acostumbrarse.”

Después de 15 meses en la carretera, admite que será difícil encajar cuando regrese a casa. “Pero no volveré a mi antigua vida, comenzaré una nueva vida. Lo principal que he aprendido en este viaje es que tienes que confiar en la vida.”

 

Ha un donativo

Ha trabajado 16 años como periodista en Barcelona, primero de corresponsal en España de 'The Times' y ahora como colaborador de 'The Guardian'. También trabaja de voluntario para Cáritas y Esperança, un grupo que suministra comida a las personas sin techo.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons