Institucional / 16/06/2022

La inflación aboca a las familias atendidas por Cáritas a una mayor precariedad

Publicado por: Cáritas Diocesana de Barcelona

Barcelona, ​​16 de junio de 2022 En presencia de Mons. Juan José Omella, Cardenal arzobispo de Barcelona, ​​Cáritas Diocesana de Barcelona ha presentado su memoria 2021.

La entidad ha atendido a 12.560 hogares durante el 2021, donde viven 27.540 personas. Asimismo, las Cáritas Parroquiales y Arciprestales han acompañado a 27.870 hogares, donde viven 65.287 personas. 

“Las personas que hemos atendido durante 2021 nos llegan más deterioradas, más vulnerables y en situaciones más límite. Muchas no se han recuperado de la paralización de la economía que supuso la pandemia, lo que hace que sus vidas estén más rotas”, ha indicado Miriam Feu, responsable de análisis social e incidencia de la entidad. Feu ha definido la pandemia como un choque sin precedentes en el conjunto de la sociedad, pero que ha tenido un mayor impacto en las personas que ya se encontraban en situación de mayor vulnerabilidad. La responsable de análisis ha recordado que, según el último informe FOESSA, 885.000 personas de la diócesis de Barcelona viven en exclusión social (1 de cada 3), y que son 300.000 más que en 2018. También se ha hecho énfasis en la subida de precios de los últimos meses, y cómo este aumento ha tenido más incidencia en las personas con menos recursos. “Los más pobres son los que destinan un mayor porcentaje de sus ingresos en alimentación y vivienda. Si el 80% de la población con más recursos destina el 51% de sus ingresos anuales, el 20% más pobre debe destinar el 66%”. 

En cuanto al perfil de las personas atendidas por Cáritas durante el 2021, Feu ha puesto de relieve la situación de las familias con hijos, que representan un 43% de los hogares acompañados, y que han aumentado 8 puntos porcentuales con relación al año anterior. “Los padres y madres en situación de exclusión social con niños y adolescentes son los que lo tienen más difícil para salir adelante. Tienen poca red familiar y social, y muchas veces no tienen con quien dejar a sus hijos pequeños, lo que conlleva la pérdida de oportunidades laborales. Si a todo esto le sumamos la precariedad de los trabajos y las condiciones habitacionales en las que viven, sitúa a los niños de estas familias en un contexto que puede penalizar a su futuro como adultos”, ha advertido. 

Cáritas también ha querido denunciar la situación habitacional que viven muchas familias, recordando que el 61% no disponen de una vivienda digna, y que cada vez son más las personas que se ven obligadas a vivir en una habitación por la imposibilidad de pagar un piso de alquiler a precio de mercado. «Solo durante el último año, hemos destinado casi 860.000€ a pagar habitaciones de realquiler». Por otra parte, también se ha referido a la subida generalizada de precios, indicando que durante 2021 la entidad sufragó gastos de suministros por un valor de casi 121.000€, un 24% más que el año anterior. 2 de cada 3 ayudas económicas que Cáritas ofreció durante el 2021 fueron por vivienda, y de estas,1 de cada 3 por realquiler. 

En cuanto al mercado laboral, Cáritas ha explicado que un 80% de las personas que acompaña se encuentran desempleadas, y que pese a las dificultades que tienen para encontrar un trabajo, 1.370 han encontrado alguna durante 2021. “Hoy en día, la gran diferencia ya no se encuentra entre tener un trabajo o no tenerlo, sino entre tener un trabajo de calidad que cubra las necesidades básicas y que te permita llegar a fin de mes o tener un trabajo precario. No podemos construir una economía sólida sobre trabajos inestables o temporales”. 

Más allá de la situación laboral y habitacional, la entidad también se ha destacado que el 37% de las personas de la diócesis han sufrido un empeoramiento del bienestar emocional y que, en el conjunto de Catalunya, los problemas de exclusión eje relacional afectan al 16% de la población, un 4% más que en el año 2018. Ante esta situación, 1.065 personas atendidas por Cáritas han recibido un servicio de ayuda psicológica, y 1.922 personas han participado en los nuevos proyectos de Espacios polivalentes, centrados en una atención integral que mejora los vínculos y relaciones sociales de las familias. 

Retos de 2022 

El director de Cáritas Barcelona, ​​Salvador Busquets, ha apuntado algunas de las tendencias de 2022, explicando que durante estos primeros cinco meses del año se ha producido un aumento del 8% en el número de las personas atendidas y un 22% en ayudas económicas. “La inflación de estos últimos meses nos está obligando a destinar una mayor partida económica para cubrir necesidades como la alimentación o el coste de las habitaciones. Estos precios abocan a las familias a una mayor precariedad”, ha apuntado Busquets. En este sentido, la media de ayudas en vivienda por cada hogar atendido ha aumentado un 14% con relación a 2021. 

En este contexto, Cáritas Barcelona ha realizado una serie de propuestas políticas, con el objetivo de cambiar la difícil realidad que año tras año sufren las personas que la entidad acompaña. Entre algunas propuestas, se ha pedido una ampliación del parque de vivienda pública de alquiler social, y que el Parlament apruebe la ley para hacer frente y erradicar el sinhogarismo, promovida por Cáritas, Asís, Arrels, SJD, San Egidio, la UAB y UB. En cuanto al ámbito laboral, se han pedido políticas dirigidas a regularizar y mantener la regularidad de las personas en situación administrativa irregular, destacando que Cáritas Barcelona apoya la campaña para ILP *Esenciales. También se ha pedido una ampliación de la cobertura del RGC, actualizando el IRSC de forma inmediata y garantizando el acceso a colectivos excluidos. Asimismo, se ha pedido que estas ayudas sean compatibles con rentas del trabajo, ayudas al alquiler y el complemento por vivienda y por hijo a cargo. Por último, se ha pedido que los municipios garanticen el derecho al empadronamiento y que las entidades bancarias no pongan dificultades a la hora de abrir una cuenta de pago básica. 

No cerrar los ojos ante la nueva realidad 

El arzobispo y presidente de Cáritas Diocesana de Barcelona, ​​Mons. Joan Josep Omella, ha sido el encargado de cerrar la presentación de la memoria. Omella ha querido agradecer la labor de tantas y tantas personas que hacen posible el pequeño milagro que es Cáritas en el conjunto de la diócesis de Barcelona, ​​destacando el apoyo de los 9.854 socios y donantes y de las 650 empresas y entidades que han ayudado con sus aportaciones durante el 2021. También ha querido agradecer el trabajo al personal contratado, pero sobre todo a las 3.150 personas voluntarias que a diario están al lado de los más débiles. El presidente de Cáritas Barcelona ha pedido a la sociedad no cerrar los ojos ante la nueva realidad que nos toca vivir, y que esta nueva realidad haga replantear el orden de prioridades de la acción política. “Ante la pandemia de la desigualdad, debemos ser atrevidos, valientes e inconformistas. Hay que reclamar a los gobernantes, sindicatos y diferentes agentes sociales, un gran pacto para detener el incremento de la pobreza. No podemos normalizar el drama de la exclusión social. Debemos actuar para construir una sociedad más cohesionada”. 

Ha un donativo
infocaritas@caritas.barcelona

Cáritas es una entidad sin ánimo de lucro de la Iglesia católica. Nuestra misión es acoger y acompañar a las personas en situación de pobreza y exclusión social, para que sean protagonistas de su desarrollo integral, desde el compromiso de la comunidad cristiana. Los tres objetivos de Cáritas son promover, orientar y coordinar la acción social; sensibilizar a la sociedad y denunciar situaciones de injusticia social. Queremos construir un mundo donde los bienes de la Tierra sean compartidos por toda la humanidad desde la dignidad de la persona, desde el trabajo por la justicia social y desde la solidaridad y el compartir fraterno.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons