Familia e infancia / 08/03/2019

Un acompañamiento que viene de lejos

Publicado por: Cáritas Diocesana de Barcelona

Desde 1983, Cáritas pone el foco en las mujeres monoparentales o familias con hijos que no tienen un hogar creando los centros de acogida familiar

casa-acollida-families-caritas-barcelona-1983
Foto: Archivo Càritas

Corría el año 1983. Los centros de servicios sociales hacía unos años que ya caminaban y, desde Cáritas, no se quería duplicar su labor social. Es entonces cuando la entidad pone el foco en un nuevo colectivo que está sufriendo con más fuerza situaciones de pobreza: los niños y sus familias.

Y lo hace con las casas de acogida, residencias que proporcionan entornos seguros y estables donde poder acompañar los procesos de recuperación de sectores vulnerables. Desde entonces, la realidad cambiante ha hecho que hayan tenido varias tipologías de personas atendidas respondiendo a las urgencias de cada momento histórico.

Dos pisos dedicados a familias

En enero de 1983 se abre un centro en Poble Nou con la firma de un nuevo convenio con la parroquia del Sagrado Corazón. Este centro ya se había destinado previamente (1976) a una «Residencia de transeúntes y extranjeros» pero la falta de condiciones adecuadas del espacio obligaron a su cierre. Con la reapertura, se menciona el objetivo de instalar «una residencia para familias en proceso de reinserción social».

Este planteamiento coincidía con la reflexión del nuevo programa de Infancia y Familia, que desde el primer momento planteó que la atención a los niños debía abordarse de forma integral relacionada con sus familias. La manera más eficiente de ayudarles era ayudar a todo su entorno. De esta manera el centro de Poble Nou entró en este circuito de residencias de emergencia temporal y se fijaba la concepción de casas de acogida familiar.

En esta línea, en 1984 se abrió una nueva casa con el mismo objetivo en la calle Pujades del mismo barrio y en 1987 se sustituiría la de Poble Nou por una en la calle Sotstinent Navarro, en el Gótico.

casa_acollida_familiar_caritas_barcelona_1984
Foto: Archivo Càritas

Datos para avanzar

La memoria de las dos casas del curso 85-86 mencionaba que de 19 familias acogidas «18 han sido madres solas con niños». Estos datos fueron definitorios para llegar a las actuales casas de acogida (es decir, centros dedicados a mujeres que han sufrido violencia de género).

Todos los análisis e informes de los años 80 constataban una realidad que desgraciadamente aún perdura: la problemática familiar la sufren principalmente mujeres solteras o provenientes de matrimonios fracasados, destacándose como principal detonante las agresiones físicas y amenazas hacia ellas y sus hijos.

Esta lacra de la violencia machista ha hecho que las casas de acogida hayan sido desde hace décadas espacios necesarios para que mujeres solas o con niños en situación de exclusión social puedan recuperarse de situaciones de violencia en un entorno de protección y acompañamiento profesional que permita superarlo.

Haz una donación para que podamos seguir trabajando para empoderar a las mujeres.

Ha un donativo
infocaritas@caritas.barcelona

Cáritas es una entidad sin ánimo de lucro de la Iglesia católica. Nuestra misión es acoger y acompañar a las personas en situación de pobreza y exclusión social, para que sean protagonistas de su desarrollo integral, desde el compromiso de la comunidad cristiana. Los tres objetivos de Cáritas son promover, orientar y coordinar la acción social; sensibilizar a la sociedad y denunciar situaciones de injusticia social. Queremos construir un mundo donde los bienes de la Tierra sean compartidos por toda la humanidad desde la dignidad de la persona, desde el trabajo por la justicia social y desde la solidaridad y el compartir fraterno.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons