Sin hogar y vivienda / 24/11/2016

Cafè Just, el lugar de los “nadie”

Publicado por: Cáritas Diocesana de Barcelona

“Más que un comedor social nocturno”. Así definen al Cafè Just algunas de las personas sintecho que cenan cada noche ya que, a lo largo de la semana, se ofrecen talleres gratuitos de inglés o música, entre muchos otros

Escribía Eduardo Galeano: “Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte (…) [pero] no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca. Los nadie: los dueños de nada. Los nadie: Los ningunos, los ninguneados”. Este fragmento cerró el primer número de la revista La voz de los nadie (“la revista más mordaz para el lector más impertinente”), una publicación pensada y escrita por un grupo de personas sinhogar que acuden cada noche al Cafè Just.

Son las 20.30h y el comedor social Cafè Just (c/Sots-tinent Navarro, 18) abre sus puertas -un día más desde 2013- a los sintecho con una gran sonrisa: “¡Buenas noches! ¿Cómo estás?”, pregunta Carol, la educadora social que les da la bienvenida cada noche. Dentro ya está todo listo: las voluntarias ya han preparado las bandejas de comida que les cocina la Fundación Futuro y, en cada mesa, hay una jarra llena de agua. Se abre la puerta y empiezan a entrar todo tipo de personas: hombres de mediana edad con camisa y bolsa de negocios, pocas mujeres de unos 50 años con el monedero en la mano, jóvenes con el móvil como única preocupación… Pero todos siguen una misma rutina (que, por sus rápidos movimientos, parece que hacen habitualmente): cogen la bandeja y los cubiertos y miran la comida. Después eligen qué quieren cenar.

Atención a 100 personas sin hogar

Judías, ensalada o pasta con tomate de primero. Croquetas o bolas de bacalao de segundo. Personas sinhogar que cenan en diez minutos con los auriculares puestos y otros que se explayan charlando con el compañero de mesa más de una hora. Un susurro constante mezclado con el repique de cubiertos. Este es el ambiente del Cafè Just cada noche.

Sentado en una mesa junto a la barra donde se sirve la comida se encuentra Antonio. Es argentino y vino a España a trabajar antes de que estallara la crisis. Pero perdió su trabajo y se vio en la calle. Ahora, está en una pensión de la Fundación Mambré y cada noche cena en el Cafè Just: “Hoy hay poca gente porque hay fútbol. Los días que juega el Barça o España se nota”, nos comenta Antonio, aunque ya han entrado unas 50 personas a cenar. Lo normal es que unas 100 personas entren y se sienten. Carol conoce a la mayoría de los asistentes -personas sin techo o sin cocina en la vivienda- aunque, si viene alguien que no tiene plaza para comer ese día, se le da de cenar y se deriva a las trabajadoras sociales para que se puedan poner en contacto con él/ella: “Los que vienen tienen ganas de hablar y nuestra tarea es escucharlos”, explica Carol.

La gestión del Cafè Just durante los mediodías corresponde a los servicios sociales pero por la noche es Cáritas Diocesana de Barcelona quien se encarga de repartir las comidas a personas que atiende tanto el Ayuntamiento como la propia entidad. Es por ello que, cada noche, tres voluntarios de Cáritas se visten con su mejor sonrisa y llevan a cabo una obra de misericordia: dan de comer a quien tiene hambre.

Cuatro gatos bien unidos

A parte de los voluntarios y la educadora social, Alfonso y Montse también están presentes. Son usuarios del comedor que intentan dinamizar el tiempo de los sintecho preparando talleres para toda la semana: música, inglés, salidas culturales, juegos… “Nos cuesta que la gente se implique a colaborar porque cenan y se van. No quieren desperdiciar su vida haciendo talleres”, explica Alfonso, que hace tres años que acude al Cafè Just. Tiene una pequeña discapacidad y con la ayuda que le dan no puede llegar a fin de mes. Él y Montse, junto con otros cinco compañeros, forman el grupo de los Cuatro Gatos: “Estábamos pensando un nombre y Ferran (un miembro del grupo que murió hace unos meses y que era el punto de unión de todos ellos) soltó: ‘Pero si somos cuatro gatos’. Y así nos llamamos”, recuerda Montse, una poetisa que no pudo remontar su vida a raíz de la pérdida de su marido. Los Cuatro Gatos intentan crear comunidad e, incluso, Montse, cuando es el cumpleaños de alguien, le regala un poema: “Estamos muy acostumbrados a la soledad y que alguien te felicite y te regale un poema lo valoras mucho”, expresa. A raíz de la creación del grupo comenzaron con los talleres y, además, crearon una revista para dar visibilidad a sus habilidades: La voz de los nadie. “Sufrimos mucho la pérdida de Ferran porque provocaba que nos riéramos todos y que estuviéramos unidos. Ahora el grupo está algo esparcido”, dice con nostalgia Alfonso, que recuerda con mucho cariño la entrevista que Ferran le hizo a Ada Colau cuando todavía era portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

A pesar de la muerte de Ferran, la dinamización sigue: los talleres son abiertos y gratuitos aunque admiten que falta continuidad. Ahora ya piensan en las fiestas de Navidad: “El año pasado hicimos una fiesta con una tuna y con un espectáculo de magia. A ver este año…”, comenta Alfonso.

Mientras, unas voces resuenan al unísono en el Cafè Just: “¡Queremos pollo! ¡Queremos pollo!”. Carol les permite repetir y saca una bandeja con pollo al horno. Montse y Alfonso no se sorprenden: “Pasa tú dos noches en la calle sin nada y verás…”.

Ha un donativo
infocaritas@caritas.barcelona

Cáritas es una entidad sin ánimo de lucro de la Iglesia católica. Nuestra misión es acoger y acompañar a las personas en situación de pobreza y exclusión social, para que sean protagonistas de su desarrollo integral, desde el compromiso de la comunidad cristiana. Los tres objetivos de Cáritas son promover, orientar y coordinar la acción social; sensibilizar a la sociedad y denunciar situaciones de injusticia social. Queremos construir un mundo donde los bienes de la Tierra sean compartidos por toda la humanidad desde la dignidad de la persona, desde el trabajo por la justicia social y desde la solidaridad y el compartir fraterno.

Leave a Reply

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons