Personas mayores / 13/08/2018

El “Félix Rodríguez de la Fuente” de Barcelona

Publicado por: Itziar Bravo

Se llama Juan Muñoz y, desde muy pequeño, ya era amante de la naturaleza. Ninguna planta, árbol o animal se escapa a su conocimiento. Ahora, con 78 años, dedica su tiempo libre al proyecto de horticultura de Cáritas

El sol empieza a quemar pero la calle sigue llena. Cerca de Plaza Universidad, multitudes de turistas y algunos trabajadores ataviados con sus uniformes pasan con prisa entre el laberinto humano que invade la acera. Entre todos ellos, destaca un hombre tranquilo que, ajeno a la masificación y al ruido del tráfico, cierra de golpe la puerta de su casa: las Unidades de Convivencia, unos pisos compartidos de Cáritas para personas mayores autónomas. A pesar del calor, Juan viste con pantalones largos y camisa azul cielo. Camina con paso firme, cargando una mochila a conjunto donde lleva todo lo que necesita para pasar la mañana, consciente de que cada paso es una huella menos hacia su deseado destino.

Después de un corto trayecto en metro («siempre hago el mismo camino porque sino me hago un lío»), Juan llega a los alrededores de la parroquia de Sant Pau del Camp. Mientras camina bordeando el recinto, saca una llave de su mochila («Aquí cada uno lleva su clave»). Abre la reja y vislumbra su huerto. Un gran sonrisa ilumina su rostro. Ha llegado a su destino.

El esfuerzo da fruto

Juan comparte huerto con otros usuarios desde hace medio año. «Mi parcela es esta», comenta señalando un espacio lleno de tomateras, calabacines, berenjenas, coles, maíz y pimientos. El espacio no es muy grande pero ha conseguido aprovecharlo al máximo. «Mi sueño es plantar un limonero pero aquí no me dejan porque es un árbol y ocupa demasiado. Yo vengo de la tierra de los limones, Murcia, y el limonero es un árbol que me recuerda mi pasado», explica con nostalgia Juan. Este huerto que cultiva es una cesión del Ayuntamiento de Barcelona para el proyecto de horticultura de Cáritas.

juan_projecte_horticultura_caritas_barcelona

Juan comienza la jornada de cultivo yendo a buscar las herramientas necesarias para remover la tierra. Están todas en una caseta común que comparte con todos los usuarios de los huertos vecinos. Una vez airea el suelo, pasa a la siguiente tarea que es regar: se agacha, abre la llave del agua … pero no sale nada. Justamente en ese momento, entra un señor que cultiva el campo contiguo al suyo: «Ey Juan, no funciona el agua. Hace un par de días que no podemos regar. Espero que lo arreglen pronto». Así que Juan cambia la manguera por las tijeras y recoge los tomates y calabacines que se comerá en los próximos días: «Todo lo que recojo me lo llevo y lo comparto con algunos compañeros del piso porque es demasiado para mí solo». De aquí se desprende un gran aprendizaje de vida: todo esfuerzo da sus frutos.

El huerto, lo primero

El sol ya está en su punto más álgido y el calor amenaza con ahogar a quien no se proteja. Gotas de sudor empapan la frente de Juan. Pero él no parece preocupado por el bochorno: prioriza su huerto («Con este calor y sin agua, acabarán secándose las plantas»). La naturaleza es un aspecto básico en la vida de Juan. Conoce cada planta, cada animal y cada árbol que se encuentra: «A mí es que me gusta. Me lo conozco todo, sé cómo cantan todos los animales de aquí y los de todo el mundo. Soy un ‘Félix Rodríguez de la Fuente'».

hort_juan_projecte_horticultura_caritas_barcelona

Esta es la rutina diaria de Juan aunque, a veces, decide pasearse por la montaña («Voy a Montjuic porque después hay un autobús que me deja cerca de aquí») donde busca semillas para su huerto o tierra para abonarlo. Incluso los días que llueve, se alegra porque «esta es la mejor agua y, si llueve, al día siguiente, todas las plantas han crecido muchísimo». Aunque no lo reconozca, siempre piensa en el proyecto que le ilusiona y le da vida: la horticultura.

 

Ha un donativo

Periodista del departamento de comunicación. Apasionada por los temas sociales y el periodismo digital. Trabajo buscando aquellas historias que valga la pena explicar.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons