Migración / 11/09/2019

Mussie Zerain: “La UE ha pagado a cualquiera que pueda obstaculizar la huida de refugiados a un lugar seguro”

Publicado por: Marta Plujà

Entrevistamos a Mussie Zerain, un sacerdote católico muy involucrado en la ayuda a personas migradas que atraviesan el Mediterráneo

CRISI_MIGRATORIA_refugiats
FOTO: Cáritas International

El sacerdote católico Mussie Zerai (Eritrea, 1975) es conocido como el ‘cura de los refugiados’. Él mismo fue inmigrante en su juventud: nació en pleno proceso de independencia del país, con la población eritrea en guerra contra el régimen marxista de Etiopía. Con cinco años, perdió a su madre, que falleció durante un parto. Poco después, su padre, ingeniero de profesión, fue arrestado por la policía secreta. Al cabo de los meses, pudo escapar y huyó a Italia, donde vive desde entonces. Su activismo por los derechos humanos le valió una candidatura al premio Nobel de la Paz y le ha reportado numerosas distinciones y galardones, pero también vivir bajo amenaza de muerte. Ha respondido por correo electrónico a nuestras preguntas.

– ¿De qué huyen los jóvenes africanos?

África es un gigante atrapado en una red de intereses de poder extranjero, conflictos, desastres naturales y corrupción. Esta es una mezcla de problemas que roban el futuro de los jóvenes africanos obligándolos a huir. Las motivaciones y la gravedad o la intensidad de los conflictos o de la hambruna, o de la injusticia que está en la base de la huída de muchos africanos, varía de un país a otro.

– ¿Quién les ayuda a escapar?

Muchos recurren a los contrabandistas para escapar de su país de origen, el 90% de los que intentan abandonar el continente pertenecen a la clase media, los más educados capaces de enfrentar incluso el costoso viaje. Un pequeño porcentaje se endeuda para pagar el viaje, arriesgando todo por todo, incluida la vida misma.

– ¿Cuáles son los riesgos a los que se enfrentan en su viaje migratorio?

El riesgo de ser estafado, torturado, secuestrado por traficantes de personas o, lo que es peor, traficantes de órganos. Se arriesgan a que los guardias fronterizos les disparen en pasajes ilegales de los países de tránsito, largos períodos de detención en condiciones inhumanas que ponen en peligro la salud física y mental hasta el riesgo de perder la vida.

– Según usted, ¿quién controla las mafias?

Ciertamente las mafias han olfateado el asunto por el que forman parte del tráfico de seres humanos, a menudo corruptos estadistas cooperan con los traficantes como hemos visto en Libia, Sinaí y Sudán.

– ¿En qué consiste el Tratado de Khartoum?

El proceso de Khartoum, firmado entre la UE y 28 países africanos, supone una tentativa de erigir una barrera en África Subsahariana, para impedir cualquier vía de fuga hacia el norte, para que no se alcancen las costas del Mediterráneo. Una política de externalización de las fronteras y los problemas europeos en tierra africana descargando todo el peso sobre países ya débiles económica y políticamente, como se ha visto en el caso de Sudán, que está viviendo hoy una fase de transición muy complicada. El error del proceso de Khartoum es creer que los gobiernos que son la causa del éxodo podían convertirse, ellos mismos, en la solución del problema en virtud de ser destinatarios de fondos europeos. Sin pedir un cambio radical en un sistema político que niega los derechos fundamentales de la población, sin una lucha real contra la corrupción, sin exigir un sistema judicial independiente no sometido al poder militar o al poder político. La UE ha regalado millones de euros a regímenes crueles para que sean los guardianes de las fronteras para impedir la fuga de los desesperados, sin mínimamente preocuparse de quien tutelará los derechos de las personas que huyen, cómo se les detendrá, como se las tratará. La UE ha hecho una política “pilatesca”, como Pilato se lavó las manos, pero ha derramado la sangre de miles de refugiados africanos.

– ¿Quién garantiza la seguridad en los centros de detención creados en esta nueva frontera centroafricana?

La seguridad se confía a la policía o al ejército del país que alberga los centros de detención, pero sabemos cómo van estas situaciones en los centros de detención en Libia, Níger, Sudán, Egipto. Las violaciones de los derechos humanos, abuso, corrupción, son muchos testimonios… Libia es el caso más llamativo, los centros de detención que son verdaderos campos de concentración, en el reciente ataque militar trágico se ha convertido en una trampa mortal para 80 personas que murieron bajo las bombas. ¿Quién responderá por las vidas perdidas de estas personas? Los que mueren bajo el cuidado de los guardias de la prisión, las enfermedades contraídas en el centro de detención, la falta de atención médica, son docenas de refugiados que pierden la vida. ¿Quién responderá por ello?

crisi migratoria_nord africa_caritas
FOTO: Mohamed Sheik Nor for Catholic Relief Services

– ¿Europa paga el control de las fronteras? ¿A quién?

La UE ha pagado a gobiernos, milicias, dictadores, a cualquiera que pueda obstaculizar el viaje, la huída de estas personas llenas de esperanza en busca de lugares seguros para construir un futuro. La UE pagó para erigir todo tipo de barreras con el fin de negar que estas personas lleguen a ese lugar que creían seguro, lo hizo incluso con herramientas peores, la devolución, al entregar a los fugitivos a la policía de su país de origen.

– Hablemos de Frontex. ¿Es una buena medida? ¿A quién protege?

Frontex podría ser una excelente herramienta para combatir la trata de seres humanos, proteger las vidas de los náufragos, pero en cambio es una oportunidad perdida para mostrar la capacidad europea de combinar humanidad y seguridad. Hoy Frontex es una entidad costosa, que no protege la vida de los seres humanos en las fronteras exteriores de Europa. Una institución que ha contribuido a la criminalización de la solidaridad y de las ONG que estamos viviendo hoy en toda Europa.

– ¿Por qué la UE pone tanto dinero para impedir que todas estas personas entren en su territorio? ¿Cuál es su opinión?

Por ahora, en Europa parece prevalecer que los derechos son un privilegio para una élite, que son parte de este club llamado Unión Europea, los demás están fuera. Para los ciudadanos no pertenecientes a la UE, debe ser una especie de lotería ingresar en este club para que se reconozca su derecho, incluido el derecho de asilo. La política de ciertos países europeos que penalizan la solidaridad está practicando un principio muy peligroso que es “el derecho de los más débiles es un derecho débil”. Para mí, un creyente y un sacerdote, este principio es inaceptable, para cualquier país civilizado basado en un estado de derecho reconocido en la Carta Europea de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, no puede aceptar que la ley del más débil se convierta en un derecho débil. Por el contrario, el derecho de los más vulnerables no puede ser un derecho débil, porque la única defensa que les queda a estas personas es el derecho. Europa, en los últimos 15 años, ha carcomido estos derechos, disminuyendo cada vez más el valor universal de la ley, ciñéndola solo para aquellos que tienen suerte y que ya están dentro de su fortaleza. Todo esto es muy grave, a partir de este tipo de convicción, los acuerdos con Turquía, el proceso de Rabat, el proceso de Khartoum y muchas otras cumbres de Malta, etc.

– Y China, ¿qué rol desempeña?

China ejerce una nueva forma de colonialismo en África, económico y comercial. Hoy algunos estados africanos son obligados a ceder algún eje estratégico como puertos y aeropuertos administrados por los chinos en tierra africana. Todo esto a largo plazo tendrá consecuencias políticas, sociales y económicas en estos países. Sobre todo sobre los derechos de los trabajadores.

– ¿Confía en Naciones Unidas?

Si no hay una reforma radical y profunda será difícil que la ONU pueda desarrollar su tarea de árbitro imparcial de nuestro planeta tierra. La gestión actual de Guttieres ha tratado de tener un equilibrio nada fácil, pero mientras permanece el derecho de veto de algunos poderes que a menudo abusan en el ejercicio de este derecho, produciendo más injusticia con tal de tutelar intereses particulares en detrimento de los derechos generales.

– Usted está amenazado por denunciar esta barbarie. ¿Cómo se convive con el peligro? ¿Teme por su vida?

Recibo tantas amenazas, acusaciones, insultos… Pero mi maestro nunca duerme, por lo tanto, con Él estoy a salvo.

– ¿Recibe el apoyo de las autoridades civiles y religiosas?

Tengo pleno apoyo de las autoridades religiosas, la civil depende de las circunstancias.

– Por último, ¿qué podemos hacer nosotros, la ciudadanía?

Todos podemos hacer nuestra parte de bien. Ser fiscales y promotores de justicia. Debemos afirmar con acciones concretas que el derecho del más débil no es un derecho débil, sin importar el origen geográfico o el color de la piel de la persona que necesita ayuda.

Todos podemos prestar nuestras voces a aquellos pueblos que no tienen voz, no tienen acceso a los medios, están lejos de los palacios del poder político.

Ha un donativo

Periodista. Técnica del departamento de sensibilización.

Leave a Reply

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons