Entidades con Corazón / 04/11/2020

Cáritas Barcelona pide a las empresas que colaboren en un Fondo de Emergencia Social para hacer frente a la segunda oleada de la COVID-19

Publicado por: Jordi Julià Sala-Bellsolell

Entre abril y agosto, los servicios de primera respuesta de Cáritas Diocesana de Barcelona han atendido a 15.500 personas, el triple que en el mismo periodo de 2019. Este ha sido un reto mayúsculo por la entidad, que no se habría podido asumir sin el apoyo de socios, donantes, empresas, fundaciones y otras entidades.

Las empresas han sido imprescindibles para hacer frente a las consecuencias sociales y económicas de la COVID-19, y buena prueba de ello es que 220 han colaborado con Cáritas Barcelona durante el estado de alarma, 140 más que el mismo periodo del año pasado. “La solidaridad del mundo empresarial ha sido clave en los meses más complicados de la pandemia. Hay empresas que colaboran con nosotros durante todo el año, pero en esta ocasión ha habido un compromiso explícito de buena parte del tejido empresarial de la diócesis de Barcelona”, indica Ferran Casamitjana, responsable de Empreses amb Cor.

Los donativos han sido muy variados, aunque casi la mitad (47%) han sido económicos. Los donativos en especie (38,5%) [IMAGEN 1] también han sido muy necesarios para cubrir la demanda de alimentos que había durante el confinamiento (se han repartido 166.775 kilos de alimentos desde cinco puntos de distribución), así como la necesidad de ofrecer equipos de protección individual (EPIS) a las familias, productos de higiene o transportar todo este material en los puntos de distribución de Cáritas.

Un perfil heterogéneo

Los negocios que se han implicado en los últimos meses han sido variados y provienen de diferentes sectores económicos: empresa familiar, pequeña y mediana empresa, multinacionales “A diferencia de 2008, todas las empresas sin excepción han sufrido de una manera u otra los efectos de esta pandemia, y esto se ha materializado con el apoyo de la mayoría de sectores económicos sin excepción”, apunta Casamitjana.

Las empresas no han ayudado a la entidad solo con donativos económicos o en especie, sino que un 4% han ofrecido su capital humano para hacer voluntariado en logística o en tareas de distribución de alimentos, entre otros.

Estar alerta ante un segundo confinamiento

Cáritas ha advertido sobre las consecuencias económicas y sociales que podría tener un segundo confinamiento, recordando que ha destinado 2,8 millones de euros a cubrir las necesidades básicas durante la pandemia, unos 500.000€ mensuales a la cobertura de necesidades básicas como la alimentación o la vivienda. Esto ha desajustado el presupuesto anual, triplicando el gasto que se tenía planteada para el 2020.

“El 83% de nuestro presupuesto proviene de fuentes privadas, y hacemos una apelación directa a la solidaridad empresarial para hacer frente a la COVID-19”, ha afirmado Casamitjana. Cáritas confía en recaudar 1,5 millones de euros antes de finalizar el 2020 y continuar garantizando la ayuda que la entidad está ofreciendo a más de 7.000 familias.

Ha un donativo

Politólogo especializado en Comunicación Política y Social. Trabajando para sensibilizar y denunciar desde el Área de Comunicación y Relaciones Institucionales de Cáritas Diocesana de Barcelona. Dando voz a las personas vulnerables podremos construir una sociedad más justa.

Deja una respuesta

Apúntate a nuestra newsletter
imatge de tancament

Ayúdanos a ayudar

Haz un donativo
Simple Share Buttons